El estilo escandinavo es un número en sí mismo: con su paleta de colores