En una mañana de diciembre del año pasado, me confirmaron en mi convicción de